jueves, septiembre 21, 2017

Komando Sound System: 'El vinilo tiene su mística'

La música reggae está en auge. Festivales como Viña Rock y Rototom dan cuenta de que el género lejos de estar estancado y viviendo de rentas pasadas, mira hacia adelante con nuevos grupos y artistas. Nuestro redactor más leído, Ignacio Pérez Serrano, habla con Josele Man Komando, DJ de Komando Sound System, que este viernes revolucionarán las fiestas de Tarragona.

¿Como descubriste el reggae?
 Escuchando hip hop descubrí colaboraciones con artistas reggae. Lo primero fue Morodo, que eran letras contra el sistema y de ahí todo el reggae que se hacía en España y Latinoamérica. Y después se abrió la puerta al reggae de Jamaica.

Con esta afición, comienza un proyecto con tu socio y amigo Ferran que es Komando Sound System. ¿Como sale la iniciativa de ponerse detrás de unos platos? 
Como todo el mundo. Nos compramos unos pequeños platos y una mesa y comenzamos a practicar. Después el boca a boca nos hizo ir pinchando primero para los amigos y después en diferentes fiestas. KSS está integrado dentro de una asociación sin ánimo de lucro que Growing Culture.

¿En qué consiste esta asociación? 
En Tarragona tenemos un problema que es la falta de ocio. Había varios grupos como KSS , THC Reggae, Respect Crew que hacíamos fiestas por diferentes salas. Decidimos hacer esta unión para tener más poder logístico, económico, más contacto. Fundamos Growing Culture para promover la cultura reggae en Tarragona. A su vez Growing participa activamente en Cal Pobre, un palacete okupado transformado en Plataforma cívica.

¿En qué consiste esta plataforma?
Es un lugar que está creciendo mucho. Un lugar ideal para desarrollar ideas y motivaciones de arte y música. Growing estamos apoyando el proyecto. Lo tenemos como punto de reunión, hacemos vermuts...

¿Cómo ves el momento actual de reggae? 
Tanto a nivel nacional e internacional muy ascendente. Los últimos hits del verano han sido artistas jamaicanos. Temas como "What if" de Busy Signal o "Party Animal" de Charly Black han sonado en las radios. Viña Rock, Rototom, Nova reggae están apostando fuerte por esta música.

Para los que provenimos del rock ¿Nos puedes dar una visión global de esta música?
Como en el rock, el punk... Podemos a ser muy sectarios, pero al final se reduce al sentimiento al ver un concierto, escuchar música.

En tus sesiones también pinchas con vinilo. ¿Cómo una persona joven como tú se interesa por el disco vinilo? 
Es muy fácil tener un ordenador lleno de música. El vinilo tiene su mística, suena mejor. Es una colección que tú has comprado y quieres que el público escuché.

El año pasado hicisteis una versión reggae del "Amparito Roca" la canción más popular de las fiestas de Tarragona ¿Como ha sido la respuesta del público? 
Muy buena. Contactamos con el estudio Positive Vibe en Madrid, le pasamos la instrumental y nos añadió unos vientos y se ha convertido en un hit. Ahora hemos hecho una versión cantada y tenemos intención de editarla en vinilo.

Este año segunda edición de "A tocar Reggae" en la fiesta mayor de Tarragona ¿Os estáis consolidando como una alternativa musical en la ciudad?
No podía ser que en una semana de fiestas no hubiera un solo día de reggae. Presentamos el proyecto al ayuntamiento y el año pasado fue todo un éxito. Este año volvemos con una fecha mejor "La Empalmada" para ser el plan B de la fiesta de orquesta y electrónica de la ciudad.

viernes, julio 28, 2017

Sorteo de dos pases para el Festiuet de Valls

¿Quieres ganar un abono para el Festiuet de Valls (Tarragona) que se celebra el 11 y 12 de agosto. El Rock de la Urbe sortea dos. Para participar sólo tienes que enviar un correo electrónico a rockdelaurbe@gmail.com y contestar a la siguiente pregunta: ¿Cómo se llama el último disco de Riot Propaganda? Tienes tiempo para enviar tu respuesta hasta el domingo 6 de agosto a las 00.00 horas.
Nos pondremos en contacto con vosotros mediante correo electrónico para deciros si sois los afortunados.

viernes, junio 23, 2017

Ruido Ilegal: Y se hizo el silencio

Foto: Clara Pelegrina

Ruido Ilegal se hizo famoso en Tarragona antes de darse a conocer en directo. Su campaña de promoción fue tan barata como efectiva: empapeló la ciudad de pegatinas con su logo. Estaban por todas partes, farolas, señales, paredes… Marketing viral a la vieja usanza. Cuando sacó su primer y único disco, ‘Que se oiga tu voz’ (2015), a todo quisqui le sonaba este cuarteto de punk rock. Pegó fuerte en el circuito underground tarraconense y se recorrió España de norte a sur, pero algo no acababa de carburar. Justo dos años después de su primer concierto ha decidido hacer un parón indefinido. Se despidió de su público el pasado viernes en la Sala Zero, precisamente el lugar donde se estrenó en vivo.

La banda cerró una etapa, para “reordenar las ideas, fijar nuevos retos, y si volvemos que sea con más fuerza que nunca”. Si están cansados, no se notó. Fue un bolo emotivo, por eso de que era él último (al menos de momento), y porque debajo del escenario (que apenas se levanta un par de palmos del suelo) estaban todos los que tenían que estar: familiares, amigos, seguidores… Que hubiese más gente que en aquel primer concierto de mayo de 2015 dice mucho de la evolución que ha tenido este grupo. Sus miembros se pueden sentir satisfechos de lo que han conseguido.

El repertorio estaba claro. Con un solo disco publicado, poco margen les quedaba. Tocaron los ocho temas de ‘Que se oiga tu voz’, más alguna versión y un adelanto del que habría sido su segundo álbum. La banda ya tenía canciones compuestas y preparadas para pasar nuevamente por el estudio de grabación. Arrancaron con ‘Freetown’, una bofetada a aquellos que saquean y hunden en la miseria al continente africano, y siguieron con las cañeras ‘Navegando en Tierra’ y ‘Somos más fuertes’. Rock con pinceladas de ska y mucha mala leche en las letras contra las injusticias y los abusos.

Para la mitad dejaron las primeras sorpresas de la noche. Estrenaron ‘Antes de amanecer’, una evidencia de que Ruido Ilegal tiene aún mucho que decir, y rescataron el tema ‘El dinero no se come’, que el vocalista y guitarristaFran Rosa compuso en su paso anterior por otro grupo de punk rock de Tarragona, Extracto de Lúpulo. Las trompetas fueron protagonistas en la recta final. Por primera vez usaron este instrumento en directo en ‘Generación del 27’ y ‘La última danza’. El resultado fue una fiesta.

La banda, por cierto, cambió de formación en marzo, cuando el bajista Álvaro Bravo sustituyó a LitusAlemany y se unió a Fran Rosa, Raúl Borrás (guitarra) y Dani Porta (batería). Su completa integración quedó patente sobre el escenario. Cerraron la actuación con su canción emblema ‘Ruido sospechoso’ y con los asistentes agitándose en la pista.

Fue el punto y final (o seguido) de un cuarteto que puede presumir de haber teloneado en su corta carrera a Los Suaves, Manolo Kabezabolo y Mala Reputación.

Crónica publicada en Mariskal Rock

jueves, junio 22, 2017

The Mothercrow: 'Amamos el espíritu rebelde'


The Mothercrow surgió en Barcelona a finales de 2014. Su sonido va desde el blues y la psicodelia hasta el rock con tintes más heavy de principios de los 70. Con influencia s de grupos clásicos como Black Sabbath, Led Zeppelin o Grand Funk Railroad, pero también actuales como Radio Moscow, Kadavar, Blues Pills o Graveyard. El cuarteto fue seleccionado en abril de 2015 para el proyecto Cabal Musical del Taller de Músics, cuyo objetivo es promover bandas grupos emergentes. Lanzó su primer EP de tres temas en febrero de 2016 y el pasado marzo sacó el doble single 'On the Road'. Este domingo tocan en La Traviesa de Torredembarra, a las 20.30 horas, 6 euros.

¿No son muy jóvenes para la psicodelia?
No creemos que haya una edad temprana para ello. Tenemos la misma edad, incluso algún año más, que los grupos que nos apasionan cuando comenzaban a tocar a finales de los 60.

¿Cómo llegaron al rock de esa época? 
Musicalmente todos venimos del rock o del heavy, y como melómanos hemos ido indagando en sus raíces, aparte de otros estilos de la época.

¿Qué es lo que les enganchó de esa cultura? 
Amamos el sonido analógico, el espíritu rebelde y libre de los riffs y las letras, la estética...

Su primer EP homónimo bien podrá haberlo firmado una banda de entonces. 
¡Qué halago! En parte buscamos esa musicalidad, aunque a veces haya influencias más actuales. Ahora mismo estamos presentando dos nuevos singles, On the Road y Your Hell.

¿Han conseguido ya el sonido que buscaban o siguen evolucionando?
Ahora mismo, con el cambio de formación en la banda (con la incorporación de Álex Carmona a la batería y Gus Rodríguez a la guitarra) tenemos por seguro que vendrán cambios. Seguiremos con el mismo espíritu, tal vez más oscuro a veces por las influencias de las féminas de estilos más pesados, pero todo se asentará cuando se confirme la nueva formación.

En la portada de sus trabajos salen muy ‘retro’. ¿Visten así o es pose?
Vestimos así en nuestro día a día. En directo se puede buscar un estilo más extravagante, pero los campanolos y los flecos no faltan nunca.

¿Cuáles son las bandas en las que se fijan? 
Jimi Hendrix, Dust, Led Zeppelin o Grand Funk Railroad y discos como Lonesome Crow de los primeros Scorpions.

¿Se consideran un poco hippies? 
No, hippies precisamente no es el concepto. Nos gusta el movimiento, pero no nos consideramos.

¿Cuándo tendrán un larga duración? 
Después de los conciertos que nos quedan este verano nos tomaremos un break para poder componer. Y una vez confirmada la formación y consolidado todo, el siguiente paso será entrar a grabar un LP, sin duda.

A pesar de estar empezando ya han compartido escenario con bandas como la estadounidense Ecstatic Vision. 
Fue una experiencia buenísima, siempre es un honor compartir noche con referentes. Acabamos en el escenario con ellos tocando percusiones en su Astral Plane.

¿En qué tipo de ambientes encaja The Mothercrow? 
La verdad que no nos gusta encasillarnos en un solo público: desde heavys y psicodélicos hasta gente con gustos más clásicos de blues y rock. Nos sentimos cómodos en todo tipo de ambientes haciendo que el público fluya con nosotros.

domingo, mayo 28, 2017

La intimidad de David Bowie


David Bowie demostró que podemos ser quienes queramos. En la década de los setenta apoyó el individualismo y la libertad sexual y durante seis décadas sorprendió, emocionó y deleitó al público con un sonido, una imagen y una personalidad incomparables. Su obra sigue inspirando a músicos, diseñadores e infinidad de seguidores. Cuando falleció, el 10 de enero de 2016, hasta el primer ministro británico, el gobierno alemán, el presidente de Estados Unidos y el Vaticano se sumaron a la ristra de homenajes que el polifacético artista recibió en todo el mundo.

El Museu del Disseny de Barcelona acoge hasta el 25 de setiembre una exposición que narra su historia a través de más de 300 objetos, entre manuscritos de canciones, trajes originales, artículos de moda, fotografías, películas, vídeos musicales, escenografías, instrumentos y portadas de álbumes. 'David Bowie is' es una producción del Victoria & Albert Museum de Londres, donde se inauguró en 2013. Desde entonces ha sido vista por un millón y medio de personas en las nueve ciudades en la que se ha expuesto, en países como Canadá, Australia, Brasil o Japón.

El enfoque principal de esta retrospectiva reside en la diversidad de la obra de Bowie y en la estrecha interacción de diversas disciplinas y modos de expresión. Revela el abanico de influencias del genio inglés y explora sus procesos creativos y su peso en nuestra sociedad. Su música e individualismo radical no sólo fueron influenciados por diversos movimientos artísticos, de la moda, el diseño y la cultura contemporánea, sino que Bowie dejó su propia impronta en ellos. Fue una estrella famosa, pero también un pionero vanguardista. Un transgresor adelantado a su tiempo.

En la exposición se pueden contemplar más de sesenta atuendos usados por Bowie en conciertos, como los monos de 'Ziggy Stardust' (1972), diseñados por Freddie Buretti; las extravagantes creaciones de Kansai Yamamoto para la gira 'Aladdin Sane' (1973); y el abrigo con la bandera británica diseñado por Bowie y Alexander McQueen para la portada del álbum 'Earthling' (1997).

También se exhiben fotografías de Brian Duffy, Terry O’Neill y Masayoshi Sukita; ilustraciones para portadas de discos hechas por Guy Peellaert y Edward Bell; pruebas de diseño de Barnbrook para su álbum 'The Next Day' (2013); o fragmentos de películas como 'El hombre que cayó a la Tierra' (1976) o 'Saturday Night Live' (1979).

La muestra es una experiencia audiovisual completa gracias al uso de la tecnología multimedia. Como estar en un recital de Bowie. Esta inmersión es posible a través de vídeos musicales como 'Boys Keep Swinging' (1979) y 'Let’s Dance' (1983), actuaciones musicales en directo y diseños de escenografía creados para la gira de Diamond Dogs (1974).

Dispone, además, de numerosos objetos personales del artista hasta ahora nunca expuestos: storyboards, repertorios de conciertos y letras de canciones manuscritas, así como algunos de los propios bocetos, partituras y textos que revelan la evolución de sus ideas creativas.

La exposición se complementa con un programa de actividades paralelo. La orquesta OBC interpretará en versión sinfónica el último disco del cantante, Blackstar, el 13 de julio en el Auditori, y habrá debates para profundizar en la personalidad camaleónica del artista.

jueves, marzo 16, 2017

El Malo del Cuento se conecta al mundo

Los barrios de Ponent son el bastión rockero de Tarragona. En los ochenta mamaron de Leño, Topo, Barricada o Los Suaves. Y el poso allí sigue. La última banda surgida a su a amparo es El Malo del Cuento, un quinteto de La Floresta formado por músicos con experiencia en otras formaciones: Ángel Calvo (Neban), Miguel Ángel ‘Jagger’ (Korrupción Masiva) y Gorka Echániz, Dani Vázquez y Carlos Baos (Ausentes).

"Después de terminar con proyectos anteriores va pasando el tiempo y sigues componiendo, escribiendo letras y siempre tienes inquietudes y ganas de empezar nuevos proyectos. Tuvimos la gran suerte de conocernos o coincidir y nos juntamos para montar todo este tinglado", comenta Ángel.

El Malo del Cuento se formó a finales de 2015 y el pasado febrero sacó su primer disco, 'Conexión al Mundo', "al más puro rock nacional de toda la vida". Fue producido por Xavi Moreno (EQ Estudi) y cuenta con las colaboraciones de Balta de La Desbandada, Teo y Berni de Números rojos, Martín Romero de Bocanada y el propio Xavi Moreno, vocalista y guitarrista también de Distrito rojo.

El título del álbum, asegura Ángel, "es una pequeña critica a todo el mundo que esta enganchado a la televisión, internet y a los teléfonos móviles y se olvida de lo verdaderamente importante , que es conectarnos con las personas cara a cara, salir, compartir conversaciones...".

La presentación del disco será este sábado en el Centro Social de La Floresta. Será el primer concierto de la banda. "Queríamos arrancar en casa y compartirlo con toda la gente cercana y que nos ha apoyado. Desde el primer momento nos dieron total libertad para hacerlo en el local social y les estaremos eternamente agradecidos". Ekko será el artista invitado.

Subirse por primera vez al escenario para defender las canciones "es difícil porque es el principio de todo y quieres que salga perfecto, pero es el momento más esperado, ya que se está con muchas ganas de tocar en directo, disfrutar con el público y sentir el calor".

 "Ahora vienen unos meses movidos de no parar, pero, aún así, seguimos cerrando fechas y añadiendo más", añade Ángel.

El Malo del Cuento ha venido para quedarse. "Dentro de cinco o diez años estaremos dónde la música y la gente nos lleve, pero éste no va a ser el último ni el penúltimo disco. La mejor canción siempre está por escribir".

miércoles, marzo 15, 2017

Manuel Martínez (Medina Azahara): 'Somos como feriantes'


El cantante Manuel Martínez es el único miembro de la formación original de Medina Azahara. La banda cordobesa, fundada en 1979, es uno de los máximos exponentes del rock andaluz protagonista en los años ochenta. Su carrera es tan prolífica como exitosa: diecinueve discos de estudio y tres directos le han convertido en uno de los referentes de la escena nacional. En 2016 volvió a la carga con 'Paraíso perdido', álbum con el que están de gira por toda España y con el que cruzarán en breve el charco.

Disco nuevo y gira. Son incombustibles. 
Lo de los músicos es una cosa diferente. Nos sentimos muy bien, el disco es está siendo un éxito y vamos a intentar hacer una gran gira. 

Asegura que ‘Paraíso perdido’ es el mejor disco del grupo. Suena a tópico. 
Lo dije un poco de broma cuando estábamos grabándolo y luego resulta que nuestros seguidores dicen que es el mejor disco de Medina Azahara. Creo que es poner el listo demasiado alto, aunque sí que es verdad que es uno de los mejores, sobre todo en los matices y los registros vocales. 

Es más pausado, menos hard rockero. 
Hay dos o tres baladas, pero luego las bases musicales son bastante fuertes. Hay temas muy divertidos y otros muy potentes. En directo es donde más se ve todo esto. 

¿Mantiene su espíritu hippy? 
Pertenezco a la última etapa hippy y no cabe duda de que es un movimiento que me gustó mucho. En mis canciones siempre hablo de la libertad y en contra de las guerras. Todas las personas pensamos un poco de la misma manera. Dime alguien que no odie las guerras o no ansíe vivir de una forma libre y coherente. 

¿‘Paraíso perdido’ es una metáfora de que al fin ha encontrado su mundo idílico? 
No va por ahí. Es un título sugerente porque veníamos de hacer otro que se llama 'Las puertas del cielo' y decidimos ponerlo un poco bíblico también. 

¿Cómo ve el mundo? 
Está un poco raro. Cada vez existe más ambición, por el dinero, por las cosas que dan poder. Por eso nosotros intentamos hacer una metáfora en cada canción y decir que se puede vivir mucho mejor. 

Medina Azahara lleva 19 discos de estudio. ¿No le aburre su trabajo? 
Cuando estamos terminando un disco ya estamos pensando en el siguiente. Dedicarme a la música y hacer feliz la gente que nos escucha es lo más bonito que me ha podido pasar. 

¿Cómo lleva las promociones, las entrevistas, las fotos con los fans...? 
Si voy por la calle y me piden una foto nunca me niego. Para mí es un honor que la gente me reconozca, aunque soy muy vergonzoso y tímido y me da corte. Las entrevistas son habituales cada vez que sale un disco y vamos de gira, tenemos que hacerlas y nos gusta. 

¿Cuándo están de gira son de furgoneta y carretera? 
Sí. Nosotros tocamos igual en Barcelona, en Reus o en pueblo de la sierra de Huelva. Ir en furgoneta es más familiar, vamos todos juntos hablando, contándonos tonterías, riendo... En abril nos vamos a Estados Unidos, Ecuador, México y Colombia y entonces sí tendremos que coger avión. 

¿Quién conduce? 
El teclista (Manuel Ibáñez). Siempre coge el volante desde que salimos hasta que llegamos al destino. 

¿Se sienten nómadas? 
Los músicos que tenemos giras intensas somos como feriantes. Vamos de un sitio para otro. De las ciudades a las que vamos solo conocemos los nombres a veces. 

¿No tienen tiempo para hacer turismo? 
Poquito. Cuando podemos nos gusta visitar los monumentos y las cosas de cada ciudad, pero son pocas veces. Nos hacemos al día 500, 600 o incluso 1.000 kilómetros de carretera y no nos da tiempo a conocer la ciudad. 

Son uno de los máximos exponentes del rock andaluz. 
Pertenecemos a ese movimiento porque somos de Andalucía. Fue una etiqueta que pusieron las compañías para identificar lo que era nuestra música. Pero nosotros somos gente que hace rock y vive del rock, sin etiquetas. 

¿Triana fue su espejo? 
Cuando Triana salió nosotros ya estábamos haciendo ensayos y mezclando rock y flamenco. Pero ellos fueron los que abrieron las puertas del movimiento. 

¿Usted cantaba flamenco? 
Yo he cantado de todo. Cuando era pequeño, con diez u once años, iba con un amigo por los bares cantando flamenco. - Pertenece a una generación autodestructiva.

¿Cómo se libró? 
Nunca me gustó participar demasiado del movimiento de las drogas, las bebida y fumar. Nunca he fumado, he bebido o me he drogado, así que soy un poco atípico en el mundo del rock. 

¿Cree en algo? 
Creo que hay algo o alguien que nos ilumina el camino que tenemos que seguir. Nunca lo he visto, pero quiero creer que hay un dios.